La Asociación Española de Investigadores de Accidentes de Tráfico se constituyó en Oviedo el día 1 de abril de 2005, después de haber finalizado la quinta edición del título de Experto Universitario en Investigación de Accidentes de Tráfico, integrado en los títulos propios de la Universidad de Oviedo desde el año 2000, habiendo sido en su momento un título pionero dentro del panorama universitario, en el ámbito al que se dirige.

La finalidad perseguida era y es hacer lo posible para que el trabajo de todos los que de una u otra forma intervienen en un accidente adopten una metodología que se ajuste a los necesarios requisitos de objetividad y legalidad, incrementando así las posibilidades de defensa de los afectados y las mejores resoluciones posibles en sede judicial.

En no pocas ocasiones los afectados por un accidente tienen que enfrentarse a un deficiente informe técnico elaborado por los agentes de las distintas policías que pueden intervenir, de la misma forma que han de combatir informes forenses en los que no se hacen constar los mecanismos lesionales y la consiguiente compatibilidad con la dinámica del accidente. Por todo ello se entendió conveniente el incidir en una actividad que carece de formación reglada, desarrollada, en algunos casos, por personas que no disponen ni de la formación ni de los medios necesarios para hacer fiable el resultado final.

Los profesores universitarios que pusieron en marcha el título de experto consideraron oportuno constituir la Asociación para tratar de integrar en ella a quienes, teniendo la formación oportuna, desarrollaban o querían desarrollar su labor en el complejo ámbito de la seguridad vial y los accidentes de tráfico, acogiendo en ella no sólo a quienes se titularon por la Universidad de Oviedo, sino también a todo aquel que acredita conocimiento y formación suficientes para formar parte de la Asociación.

Desde su constitución la Asociación, bien como tal o bien de forma individual por parte de alguno de sus miembros, colabora con las distintas Administraciones públicas en actividades formativas; con la Administración de Justicia en la elaboración de informes periciales solicitados por órganos judiciales; con los Abogados en ejercicio en relación con casos concretos de accidentes de tráfico, etc. Asimismo, se presta todo el asesoramiento posible a las víctimas de accidentes para que encaucen mejor la defensa de sus derechos; se colabora con diversos medios de comunicación, etc.

En la actualidad la Asociación cuenta con asociados en la mayoría de las Comunidades Autónomas, por lo que está en condiciones de desarrollar sus funciones en todo el territorio nacional.

En ocasiones los informes de accidentes contienen información que poco o nada aporta a la investigación de las causas que lo provocaron.

 

Visibilidad: buena

Debería medirse y hacer constar la distancia de visibilidad que tiene el conductor en el momento del accidente, mencionando las condiciones atmosféricas que la reduzcan, en su caso.

 

Causas físicas y somáticas

Teniendo en cuenta que la última palabra significa “síntoma corpóreo o material” parece evidente que es una redundancia y no la enumeración de dos posibilidades distintas.

Threesome